Ayerbe: tapial, bioclimática y ecovinos

Érase una vez un luminoso día de mayo, por fin íbamos a conocer el edificio construido en barro premiado en 2016 con el prestigioso ‘Terra Awards‘. Salimos pronto de Logroño los cuatro permaprendices con ganas de conocer y ver mundos nuevos y saberes antiguos, pero también de hoy, para poder aplicar en nuestras vidas.

El edificio está en Ayerbe, un pequeño pueblo de la provincia de Huesca, en él vive la propia arquitecta y su familia, y tras poco más de dos horas nos plantamos allí, no sin antes parar a tomar un café en el curioso e interesante pueblo de Erla, con su iglesia amurallada de Santa María la Mayor. La arquitectura empezaba a hablarnos de otras épocas donde las mugas bailaban entre espadas y campos de cereal.

Angels Castellarnau nos recibe frente a su casa, que de lejos se nos ocurre de hormigón pintado color arena, pero que al acercarnos empezamos a ver los detalles del barro detrás de la primera capa endurecida en su día con cal sobre el barro fresco. Y empezamos a preguntar y ella a explicar con mucho detalle… Detalle que se torna cariño cuando nos dice que ese barro convenientemente seleccionado y mezclado con paja, vertido en un encofrado de madera, sale de su tierra, de su parcela y que ahora esa finca está en parte rodeándoles porque es su casa, y que emociona saber que aquel vacío dejado en la tierra es un hogar confortable y modélico.

Efectivamente es modélico, porque pone de manifiesto que las cosas grandes también pueden ser sencillas (y que precisamente las sencillas son las cosas más grandes). Desde la entrada por el garaje abovedado con ladrillos de adobe, resultado de una escuela taller, hasta el salón humilde pero engrandecido por una doble altura que da presencia a la escalera y el muro de adobe recuperado que la separa del espacio vividero. Las bóvedas son muy curiosas, cada tramo fue colocado por manos de un alumno o alumna diferente y se nota, no es un desorden ni algo discordante, se han armonizado no se sabe muy bien el porqué, y quedan bien como están.

Descubrimos el poder de lo sencillo, de la madera, la tierra y la inteligencia entremezcladas para construir un hogar sano y donde sentirse muy a gusto. La casa tiene muchos detalles, desde el patio con una fuente de agua, hasta la caída del canalón de la terraza en forma de cascada sobre la fuente-estanque, pasando por la terraza sobre las bóvedas aquéllas de la escuela taller o por los propios muros interiores con el barro visto, que deja entrever las vetas de la madera que lo encofró. Tiene detalles como la pieza de techo de cristal para dar calor y luz en invierno a una habitación o las puertas recuperadas de lo que hoy es un encantador armario.

No se siente demasiado calor dentro y fuera el día es muy caluroso y soleado, la orientación y los tamaños de las ventanas ayudan con ciencia bioclimática a todo ello: amplias al sur pero protegidas del fuerte sol y pequeñas al norte, como siempre se hicieron, pero ahora además, Angels estudia su casa con sondas dispuestas fuera y dentro, la tecnología y la inteligencia puestas a disposición del conocimiento, pero nos cuenta que nadie le ayuda desde alguna institución como la universidad a investigar y profundizar en este conocimiento, y no será por no haber llamado en numerosas ocasiones a esas puertas. Parece que no interesa ser coherente con la vida y con el planeta, reducir el consumo de materiales muy costosos tanto en energía como en recursos, pero las cuatro personas que visitamos la casa sabemos que no es así.

Como gente riojana llevamos comida, buen ecovino y mejor ecoaceite, para comer de traje (yo traje esto y tú aquello…). Y mientras la conversación y el buen ambiente corretean por la amplia cocina, Alejandro Ascaso nos empieza a hablar de su bodega. De mirada amplia y sonrisa fácil nos va desgranando algunas cosillas de sus viñas y su vino.

Y llegamos a la bodega, también diseñada por Angels con criterios bioclimáticos. “La diseñé hace muchos años y hoy no la haría así” nos dice como disculpándose porque las paredes sean de hormigón prefabricado o no tenga más materiales “sencillos” en su construcción. Sin embargo sorprende de lejos porque están rodeadas sus fachadas por unos livianos muros de hiedra, de ahí el nombre de la bodega “Edra”, que frenan la insolación de sus muros y bajan de forma considerable la temperatura interior: algo importante siempre pero más en una bodega.

No hay máquina de climatización pero sin embargo la temperatura de la sala de barricas es baja, 18 o 19 grados tan solo: aislamiento, ausencia de ventanas, orientación norte, son sus secretos. Mientras, en las afueras de la bodega rondan los 35 grados.

La cata que nos ofrece Alex es un repaso por sus vinos, del que nos cuenta la historia como quien cuenta una fábula que él mismo hubiera vivido…y es que así es. Él y su familia cultivan las viñas con sus manos (y ayuda mecánica por supuesto) pero sin un solo elemento químico de síntesis. Luego ese fruto lo convierten en mosto y…, eso ya lo sabéis, el misterio para conseguir vinos excepcionales ya no tanto, pero empezamos a conocerlo según nos sigue contando Álex: pasión por la tierra, respeto por la naturaleza y cariño por lo que haces y claro, trabajo, mucho trabajo con ilusión y una pizca de audacia y de suerte. Sin olvidar el lujo de contar con Antonio Palacios García como asesor enológico de los vinos actuales y de los futuros vinos submarinos, asunto que da para otro post, sin duda.

Y es que como decía Eduardo Galeano “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”. Gracias, Angels y Álex.

Cuando saquemos un ratico, lo mismo hablamos de la travesía por los Mallos de Riglos, del menú veggie en el camping de Murillo de Gállego o del posterior baño fluvial 😉

IMG-20170527-WA0013

27-28/05/2017. Texto: Juan G. Iglesias. Fotografías: Íñigo Crespo (excepto selfie by JG 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s