La religión del desarrollo

7_GEO_REL__320x200_En 2014 se cumplen setenta años desde la creación del Banco Mundial. Hace veinte, en su 50º aniversario, se publicó “La religión del crédito” (Intermón, Barcelona, 1994), libro que muestra una analogía razonada del Banco Mundial con la Iglesia medieval: “supranacional, no democrática, tiene una doctrina, una jerarquía rígidamente estructurada que predica e impone dicha doctrina y un estilo casi religioso de autojustificación”.

En dicha obra, Susan George y Fabrizio Sabelli explican que “el concepto de desarrollo ha adquirido una categoría silenciosa y doctrinal” y que “la teoría y la práctica del desarrollo no pueden validarse porque no son científicas”, y afirman que ambas instituciones “se han situado frente al Estado” y “alaban a los pobres retóricamente, al mismo tiempo que se abstienen de mejorar la real capacidad de esos pobres para cambiar su destino en la tierra”.

Aquí tenéis un extracto de la introducción de La religión del crédito, realmente interesante y muy recomendable. También puede adquirse la obra aquí.

Por otro lado, la propia wikipedia reconoce que:

  • El BM ha financiado proyectos que provocaron daño ambiental masivo, por ejemplo:
    • La represa Sardar Sarovar en India, que causó el desplazamiento de más de 240.000 personas a sitios de tierras pobres, sin agua potable y sin electricidad;
    • El Esquema de Desarrollo Polonoroeste, en Brasil, que produjo la colonización de la selva tropical y la deforestación de un área de tamaño similar al de Gran Bretaña;
    • La represa Pak Mun en Tailandia, que destruyó completamente los pesqueros en el río, reduciendo a la pobreza a los pescadores de la región y alterando drásticamente la dieta de un número incontable de personas que viven en la cuenca del río en Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam;
    • El Singrauli en India, que aloja doce minas de carbón a cielo abierto. Las minas han contaminado el agua, las cosechas y la fauna ictícola. Más de 300.000 personas debieron ser reubicadas para completar el proyecto, muchas de las cuales fueron a parar a asentamientos precarios sin acceso a la tierra ni facilidades básicas de saneamiento.
  • El BM favorece los intereses de los países industrializados:
    • Se ha favorecido la exportación de residuos peligrosos o tóxicos a países en desarrollo;
    • Se ha favorecido la reubicación de industrias contaminantes de los países industriales en países en desarrollo.
  • Los proyectos del BM empeoran las condiciones de los pequeños agricultores:
    • Raramente, si alguna vez, los agricultores de subsistencia reciben los beneficios de riego y energía producidos por las grandes represas;
    • Se alienta el reemplazo de cosechas de subsistencia por cultivos industriales, aún en áreas que no son apropiadas para ese propósito, pauperizando aún más a los campesinos.
  • El BM ha prestado dinero a gobiernos que violan abierta y permanentemente los derechos humanos:
    • Se han hecho préstamos a dictaduras reconocidas por violaciones de derechos fundamentales, como Chile,Uruguay, Argentina y Paraguay en la década de 1970, Filipinas bajo la dictadura de Ferdinand Marcos o Indonesiabajo Suharto.
    • Aunque el Banco aduce que el dinero de los préstamos no ha sido usado en actividades que dañen directamente a los ciudadanos, al aprobar esos fondos se liberaron recursos que los gobiernos dictatoriales pudieron emplear en actividades persecutorias y represivas.
  • La reubicación forzosa de personas y comunidades ha causado sufrimiento y penurias:
    • Hay ejemplos de estas políticas en Indonesia y Brasil.
    • En general, los campesinos desplazados terminan en áreas más pobres y de menor rendimiento agrícola.
  • Los proyectos del BM han amenazado los derechos de los pueblos indígenas:
    • Si bien el Banco dictó en 1982 unos lineamientos para los proyectos que afecten a pueblos indígenas (Tribal Projects and Economic Development Guidelines), en 1996 uno de los abogados del BM declaró públicamente que estos nunca fueron seguidos, y que internamente se utilizan normas significativamente más débiles para la protección de los intereses de los pueblos indígenas.

Tal vez la crítica más intensa, compartida por el BM y el Fondo Monetario Internacional, es que las políticas de ajuste estructural impulsadas por esos organismos han impuesto enormes costos sociales sobre los grupos vulnerables en los países en desarrollo.

Frente a este modelo desarrollista pseudoreligioso de consecuencias nefastas, hoy se proponen otros modelos, entre los que caben destacar el decrecimiento y la economía ecológica.

Los ocho pilares del decrecimiento

En contraposición al abuso que hace el modelo capitalista del prefijo “hiper-”, que denota sobrexplotación, exceso o exageración, como “hiperactividad”, “hiperdesarrollo”, “hiperproducción”, “hiperabundancia”, etc.; Serge Latouche propone un sistema de soluciones bajo el prefijo “re-”, que denota repetición o retroceso, a los que ha nombrado como los pilares del decrecimiento o el modelo de las “8 R”:

  • Revaluar. Se trata de sustituir los valores globales, individualistas y consumistas por valores locales, de cooperación y humanistas.
  • Reconceptualizar. Encaminado sobre todo a la nueva visión que se propone del estilo de vida, calidad de vida, suficiencia y simplicidad voluntaria ya mencionadas.
  • Reestructurar: Adaptar el aparato de producción y las relaciones sociales en función de la nueva escala de valores, como por ejemplo, combinar ecoeficiencia y simplicidad voluntaria.
  • Relocalizar: Es un llamamiento a la autosuficiencia local con fines de satisfacer las necesidades prioritarias disminuyendo el consumo en transporte.
  • Redistribuir: Con respecto al reparto de la riqueza, sobre todo en las relaciones entre el norte y el sur.
  • Reducir: Con respecto al cambio del estilo de vida consumista al estilo de vida sencilla y todas las implicaciones que esto conlleva.
  • Reutilizar y Reciclar: Se trata de alargar el tiempo de vida de los productos para evitar el consumo y el despilfarro.

 

bioeconomía

Para la bioeconomía los subsistemas sociales humanos y económicos están subordinados a la biosfera y no al contrario. Cuando esos subsistemas tratan de imitar las soluciones dadas por la naturaleza se habla de biomímesis.

 

caracol

«El caracol construye la delicada arquitectura de su concha añadiendo una tras otra las espiras cada vez más amplias; después cesa bruscamente y comienza a enroscarse esta vez en decrecimiento, ya que una sola espira más daría a la concha una dimensión 16 veces más grande, lo que en lugar de contribuir al bienestar del animal, lo sobrecargaría. Y desde entonces, cualquier aumento de su productividad serviría sólo para paliar las dificultades creadas por esta ampliación de la concha, fuera de los límites fijados por su finalidad. Pasado el punto límite de la ampliación de las espiras, los problemas del sobrecrecimiento se multiplican en progresión geométrica, mientras que la capacidad biológica del caracol sólo puede, en el mejor de los casos, seguir una progresión aritmética», Ivan Illich.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s